Por qué tantos críticos odiaron “Don’t Look Up” pese a su popularidad con la audiencia

De acuerdo a las cifras oficiales de Netflix, en sólo cinco días ha acumulado 111 millones de horas vistas, dejando muy atrás a todo el resto actualmente.

La respuesta de la audiencia en general ha sido positiva, según se puede observar en redes sociales y en portales de cine como Rotten Tomatoes, donde el público la ha calificado con 77% de 100, un puntaje que no es estelar pero sí aceptable.

No obstante, la prensa especializada no comparte el mismo entusiasmo. Múltiples medios internacionales han juzgado negativamente la producción, y su baja calificación en Rotten Tomatoes alcanza apenas 55% de 100, lo que significa que ha sido reprobada por los críticos, está “podrida”.

¿Por qué no les gustó Don’t Look Up? Si bien tiene varias críticas positivas, más de la mitad son negativas.

David Fear, crítico destacado de Rolling Stone, opinó que es muy poco sutil y no es entretenida ni reflexiva. L.A. Times la tildó de “un infomercial aburrido” y Wall street Journal opinó que el argumento “se desperdicia en una burla dispersa que convierte a casi todo el mundo en idiotas, trivializa todo lo que toca”.

Sandra Hall de Sydney Morning Herald, otra crítica destacada, indicó que “los aspectos de comedia negra de esta sombría paradoja nunca se llevan a cabo por completo. Deseo que hubiese estado en manos de Armando Iannucci (director de The Death of Stalin, Veep), un satírico social con todos los dones para hacerlo funcionar”.

En tanto, Alison Foreman, del portal Mashable, apunta que, tras tanto tiempo en crisis sanitaria global, no es un buen momento para digerir este tipo de historias: “Tras dos años notablemente malos, la película de Adam McKay se siente tan bienvenida como una patada en los dientes”.

Tim Brayton, de Alternate Ending, sostuvo que el director, Adam McKay, “ha dejado indudablemente claro que, sin importar quién seas… él está serenamente seguro de que es mucho más inteligente que tú”.

Peter Sobczynski, de eFilmCritic.com, es un poco más negativo, expresando que “puede que Don’t Look Up no sea la peor película de 2021, pero en términos de la completa pérdida de tiempo, talento y otros recursos con los que contaba, no puedo pensar en ninguna otra que se acerque a esta”.

Mientras que Tim Robey, crítico destacado del periódico británico Daily Telegraph, explica que la cinta empieza bien, pero se desinfla al poco tiempo: “Acumula todas sus mejores ideas, escenas más divertidas y momentos actorales más inspiradores en sus primeros 45 minutos, y después deja que el resto -los otros 95, me temo- se vayan lentamente por el desagüe”.

Y Peter Bradshaw, del periódico inglés The Guardian, afirma que “Don’t Look Up es como un sketch de 145 minutos de Saturday Night Live (programa estadounidense de comedia), sin la comedia brillante de Succession (serie de HBO), que es coproducida por McKay, ni la seriedad que el tema podría requerir”.