Motor

Lada Niva 2020: actualización para el veterano

A menudo utilizamos el termino ‘incombustible’ para referirnos a coches que llevan décadas y décadas a la venta, como es el caso del Honda Civic o del Clase G de Mercedes. Sin embargo, en este grupo el Lada Niva tiene que ostentar un lugar preponderante, puesto que lleva comercializándose desde 1976 y, al contrario que sus congéneres, no ha pasado por varias generaciones, si no que siempre ha sido la misma, recibiendo continuas actualizaciones. El Lada Niva 2020 es la última de ellas, que llega con novedades interesantes.

La primera de ellas es un cambio de nomenclatura, ya que ahora incorpora el apellido ‘4×4’ a su nombre, aunque a efectos prácticos no suponga ninguna modificación de relevancia. Otra área que, dado que no se han anunciado novedades, asumimos sigue intacta, es la de su apartado mecánico.

El Niva 4×4 mantiene su pequeño motor gasolina 1.7 atmosférico, que desarrolla 84 CV, se asocia a una caja de cambios manual de cinco marchas y manda toda la potencia a las cuatro ruedas. Como cabría esperar, no es que destaque especialmente por sus prestaciones, puesto que su velocidad máxima es de apenas 142 km/h y necesita 17 segundos para alcanzar los 100 km/h desde parado.

Es en el habitáculo donde el Lada Niva 2020 da un paso adelante importante, mejorando calidades y el confort para los pasajeros. Estrena asientos más cómodos, con un mejor agarre y que, en el caso de los traseros, incorporan reposacabezas; la guantera tiene un mayor volumen, la consola central cuenta con dos tomas de 12 voltios, se ha rediseñado el salpicadero, el cuadro de instrumentos es nuevo, en el túnel central hay dos reposavasos…

Y además se han añadido nuevos extras disponibles opcionalmente, como es el aire acondicionado o los asientos calefactables, algo que casi se antoja indispensable en el frío ruso.