Tecnología

Apagón analógico de televisores: Desde abril rige en todo el territorio nacional

Las regiones de Aysén, Magallanes, Arica y Parinacota, y Tarapacá serán las primeras en experimentar esta transición.

El denominado “apagón analógico” de televisores comenzará a regir en todo el territorio nacional desde abril del presente año, el cual obliga a los canales de la televisión chilena a transmitir sus programas de manera digital, hecho que ha generado una serie de interrogantes en la ciudadanía.

La medida surge debido a la Ley de Televisión Digital, que fue promulgada en 2014 y que estableció que en abril del presente año, las señales análogas lleguen a su fin siendo reemplazadas en un 100% por las digitales, permitiendo a los usuarios tener una definición de alta calidad en sus televisores.

Debido a lo mencionado, se estimó que el apagón fuese en 2020, pero en dicho momento tanto ANATEL como los canales implicados, solicitaron que su puesta en marcha fuera aplazada hasta el presente año.

De esta forma, desde abril todas las señales deberán transmitirse bajo un formato digital, pero canales como TVN, decidieron comenzar a mediados de marzo.

¿Mi televisor recibirá la nueva señal o debo cambiarlo?

Solo al mencionar la palabra apagón, pareciese que el futuro de los actuales televisores será un suceso apocalíptico, pero antes de dicho augurio, se debe tener en cuenta la siguiente información.

Si cuenta con un sistema de cableoperador o más conocido como TV cable, no será necesario hacer ningún tipo de cambio.

Pero si el aparato funciona solo con señal abierta, lo primero que hay que averiguar es, si cuenta con el sello “TVD Declarado Apto para Televisión Digital Abierta”, presente desde 2010 en la mayoría de los televisores del país.

En el segundo caso, se necesitará de una antena UHF, que puede ser encontrada en el comercio desde los 3000 pesos en adelante, y si el televisor no cuenta con dicho sello, se deberá instalar un decodificador especial o set top box.

De esta forma, se podrá disfrutar de los canales nacionales, incluyendo los que se transmiten desde regiones, generando así mayores ingresos para las casas televisivas debido al alcance que tendrán, junto con permitir que los usuarios tengan una mejor calidad tanto en el audio como en la imagen.