Nacional

Intenso lobby para obtener los votos para proyecto de capitalización de TVN en el Senado

TVN, el canal de Chile, vive su hora más critica. A solo horas que se discuta en el Senado el proyecto de ley de capitalización de la televisora estatal, este domingo se difundió en redes sociales una declaración pública de los trabajadores del canal en la cual dejaban en claro que “si este martes el proyecto se rechaza en el Senado, TVN quedará sin plata para seguir operando. En este escenario, TVN será cerrado o vendido a privados. De esta forma la televisión pública habrá llegado a su fin, tras casi 50 años como patrimonio de Chile”.

Sin embargo, la crisis en Televisión Nacional de Chile no es un tema nuevo. Es algo que se viene tocando desde hace meses e incluso años, tanto a nivel interno como en diversos medios.Pero sólo en agosto pasado, revista Qué Pasa había evidenciado por primera vez en público la verdadera magnitud del problema: mientras la única tabla de salvación para Bellavista 0990 es la capitalización de 65 millones de dólares por parte del Estado, cerrar el canal cuesta alrededor de 70 millones de dólares, considerando lo que se adeuda a proveedores, indemnizaciones, e incluso, deudas por leaseback. Según una alta fuente ligada al canal consignada por Qué Pasa, “Las sedes están hipotecadas, los leasing están pactados, ya se les sacó el jugo a los fierros”, y lo más grave: por Ley, el canal no puede endeudarse con privados. En resumidas cuentas, salvar el canal cuesta casi tanto como cerrarlo.

Pero a pesar de la relevancia de la existencia de mantener un canal público a la hora de mantener un equilibrio en la oferta de contenidos, y cuando se pensaba que las cosas no podían ser peor, hace unos días el periodista Santiago Pavlovic, en una carta publicada por El Mercurio criticó duramente a los senadores y candidatos presidenciales Alejandro Guillier y Carolina Goic: “¡Qué pasteles presidenciales! Les faltará tiempo para arrepentirse por terminar de hundir a la televisión pública y dejar la televisión abierta en manos solo de grandes empresarios con evidentes compromisos políticos y compañías transnacionales”. Pero la guinda de la torta la pondría Rodrigo Cid, presidente del sindicato N°3 de trabajadores, quien fue brutalmente sincero: “Los votos para aprobar este proyecto no están” . De ahí la relevancia de las gestiones que se encuentra realizando el directorio del canal encabezado por Ricardo Solari. Una tarea que no se ve nada de fácil: el Senado ya había evidenciado las dudas con la capitalización el pasado 16 de septiembre, cuando envió el texto del proyecto y tituló en su página web “Proyecto que perfecciona ley de TVN: Despachan texto legal, pero persisten dudas en financiamiento”.

Según conocedores del tema consignados por El Mostrador, el déficit es tal, que alcanza los mil millones de dólares cada mes.  De ahí cobra sentido los dichos del presidente del sindicato N°2 de TVN, Juan Cardemil: “Los recursos que nos podría entregar esta ley no resuelven todos los problemas”. De hecho, la capitalización de TVN se desglosa en 47 millones de dólares para caja y otros 18 millones de dólares para la implementación del canal cultural.

Lo más probable es que el Estado no sea quien abandone a su suerte a TVN, pero quedó más que claro que el Senado no está dispuesto a pasar un cheque en blanco a cualquier costo al canal público.