Se niegan a desaparecer: por primera vez desde 2004, crecen ventas de CD

El CD fue el formato líder de la industria musical en la década de 1990, alcanzando un máximo de 13.200 millones de dólares en ventas anuales en el año 2000.

Sin embargo, con la aparición de plataformas como Napster a inicios del nuevo siglo, así como la proliferación de otros servicios de distribución de música en formato MP3, la venta de música en formato físico descendió.

En el último año se ha notado un cambio en relación a las compras de CD, vinilos y casettes, de acuerdo con el último informe anual de ventas de la Recording Industry Association of America (RIAA).

En total, las ventas de música física se dispararon 1.650 millones de dólares en Estados Unidos y, en concreto, las de CD notaron un fuerte aumento: 584,2 millones de dólares en Estados Unidos en 2021, más de 100 millones desde el año anterior.

Mientras que las ventas de discos de vinilo no han dejado de crecer desde hace 15 años, las de los CD no habían experimentado un crecimiento tan alto desde 2004.

Desde la RIAA han indicado que los ingresos procedentes de los CD crecieron un 21 por ciento, hasta los 584 millones de dólares, el primer aumento interanual en los ingresos por CD desde 2004.

A pesar del incremento de las ventas de música en formato físico, el formato digital sigue imperando, en parte, gracias a las múltiples opciones de música en ‘streaming’ actualmente disponibles en el mercado, como Apple Music o Spotify.

En general todos los formatos principales de música crecieron con respecto al año anterior, a excepción de las descargas digitales. Esta fue la única categoría importante que disminuyó en 2021, ya que las ventas de álbumes descendieron un 12 por ciento y las ventas de canciones individuales, un 16 por ciento.

No obstante, las suscripciones de pago siguieron siendo el mayor motor de crecimiento, lo que supuso el sexto año consecutivo de crecimiento de los ingresos musicales.

Asimismo, los envíos en el ámbito digital alcanzaron un 89 por ciento del total en 2021, mientras que las físicas lograron solo un 11 por ciento. Las cifras decrecieron levemente con respecto a las de 2020, cuando los envíos de archivos musicales digitales supusieron el 90 por ciento del total. Los físicos solo fueron un 10 por ciento del total.

Fenómeno en otros países

España no es ajena a estas tendencias, ya que según los últimos datos ofrecidos por la Asociación de Productores de Música de España (Promusicae) y la Federación Internacional de la Industria Fonográfica (IFPI) esta tendencia se inició en 2019.

A pesar de que la Covid-19 ha causado estragos en la venta y distribución de CD y vinilos, la demanda de música en formato físico no ha dejado de crecer, especialmente entre los más jóvenes.

Tanto es así que, según el último informe Engaging With Music 2021, realizado entre junio y julio del pasado año, el 13 por ciento de los usuarios compró discos en el mes inmediatamente anterior, es decir, en mayo.