Rengo da el primer gran golpe de Copa Chile

Los Bravos se convirtieron en el primer club no plenamente profesional en eliminar a un integrante del selecto “Club de los 32” en la presente edición, Curicó Unido, y encima, más que merecido

SAN FERNANDO: La Copa Chile y su actual formato desnudó las abismales diferencias entre los clubes de la A y B con los semiprofesionales y amateurs, destacando goleadas abismales como el de la U sobre Chimbarongo. Pero hubo uno que no hizo los deberes y que hoy vagabundea en las tinieblas de la verguenza.

Se trata de Curicó Unido, uno de los animadores actuales de primera división y que protagonizó una actuación simplemente paupérrima ante uno de los clubes mas austeros de la tercera categoría, Deportes Rengo.

Los de la sexta region, que ascendieron el año pasado via repechaje, dirigidos por un DT de apenas 25 años como Matias Garrido, y con un presupuesto de los mas bajos de la Segunda División, aprovechó la pésima actitud de los jugadores albirrojos, que no guardaron muchos titulares (solo descansaron Cerda, Castro y Sandoval).

Ante poco mas de mil personas en el Jorge Silva Valenzuela (El estadio de Rengo esta en refacciones para cumplir las exigencias de Estadio Seguro) los renguinos pegaron a los 12 con una corrida de Jaime Droguett que se llevó puesto a un irreconocible Bechtholdt y venció a Santelices.

Un Rengo con muy pocos jugadores experimentados (como el delantero Tatan Varas o el defensa Jorge Aquino) y con muchos jovenes que jugaron el partido de sus vidas, borró en todas sus lineas la abúlica formación Albirroja, de tal modo que casi todas las chances ocurrieron en el arco tortero. Como un cabezazo de Droguett que se fue elevado por nada o otro lanzamiento de Recabal que se pasea cerca del area chica. Curicó se mostró muy desordenado arriba, con Figueroa que inexplicablemente se movio mas a los costados y el callejon del 8, a pesar que es delantero centro, mientras jugadores como Leiva o Bustamante eran totalmente incapaces de ganarle los balones a la aguerrida defensa renguina.

Sobre el final del primer lapso, el arbitro Matias Assadi, de torpe cometido, no considero dos penales clarísimos a favor de Rengo, y comenzando el segundo tiempo, Matias Cahais comete falta de ultimo hombre, siendo merecedor de Roja.

Los cinco cambios que Damián hizo al unísono no surtieron efecto, la actitud mostrada sobretodo por los titulares habituales provocó del derrumbe moral y futbolístico de un Curicó que entra en una gravísima crisis de cara al torneo de liga que prosigue la proxima semana con el duelo de local ante la igualmente atribulada Union Española.

Y Para el equipo renguino, será un momento inolvidable y único, por primera vez en cuatro decadas de historia vencen por torneos oficiales a un club de Primera División, y no fue casualidad, el nivel que mostraron y el dominio total de las acciones sorprendieron a propios y extraños.

Asi es la Copa Chile, que todos los años deja resultados mágicos, aunque a diferencia de años anteriores en donde sorpresas sobraban, este año solo en una ocasión vemos a los humildes reir y los grandes enrabiarse.