Motor

La dispar jornada en el desierto peruano para los pilotos chilenos en el Dakar 2018

Este domingo comenzó oficialmente el rally Dakar “en serio”. Y es que la especial de 267 kilómetros que se corrió en la localidad peruana de Pisco durante esta jornada se veía bastante dura para los competidores de la prueba más extrema del mundo motor. Y así fue.

El estadounidense Bryce Menzies simplemente alcanzó a correr seis kilómetros de la segunda etapa, antes de dejar completamente destrozado el buggy que conducía. El piloto, si bien salió ileso del accidente que protagonizó, quedó fuera de carrera, ya que una de las  ruedas delanteras del vehículo Mini que conducía se desprendió por completo, la parte frontal quedó con serios daños y la parte trasera quedó casi por completo destruida. En consecuencia, el vehículo quedó absolutamente inutilizable.

Algo parecido ocurrió con el chileno Boris Garafulic en la categoría autos. El piloto de Mini sufrió en horas de esta mañana un choque con su compañero de equipo, el saudí Yazeed Al-Rajhi, lo que lo mantuvo durante varios horas detenido en las dunas de Perú.

Pero Garafulic, a pesar del escenario adverso que enfrentaba y que incluso hizo pensar que significa el fin de su periplo por el Dakar, tras 8 intensas horas arreglando su vehiculo en el desierto finalmente pudo completar la especial en el puesto 64 a 08:46:43 del líder de los autos, el francés Cyril Despres. El otro chileno de la categoría, el piloto Juan Carlos Vallejo, corrió mejor suerte y remató en el lugar 49, a 04:21:48 del puntero de la categoría.

En la categoría motos, el triunfo fue para el español Joan Barreda Bort con un tiempo de 2h 56’44”. Sin embargo, el piloto chileno Pablo Quintanilla, tras protagonizar un gran comienzo, en la parte final de la carrera remató sexto a 5’45” del lider de la etapa producto de molestias estomacales.

Con este resultado, Quintanilla se ubica provisionalmente en el quinto lugar de la clasificación general que también lidera el español Barreda Bort.

En cuadriciclos, el chileno Ignacio Casale no para de acelerar y se adjudió la segunda etapa, tras cronometrar un tiempo de 3h37’45”, seguido muy de cerca por el ruso Kariakin a solo 43 segundos del piloto criollo.

Mañana lunes continúa el Dakar en territorio peruano con la tercera etapa entre Pisco y San Juan de Marcona sobre una especial de 296 kilómetros.