Fútbol Nacional

A Vallenar le llueve sobre mojado: ANFP anunció su expulsión por ir a la justicia

Las aguas están lejos de aquietarse en Deportes Vallenar.  Como si no fuera suficiente el hecho de haber disputado la liguilla de descenso y luchar por la permanencia en Segunda División, los coletazos producto de su frustrado ascenso a Primera B parecieran no acabar.

Resulta que según consignó este jueves La Tercera, el cuadro de la Región de Atacama recibió una carta enviada el 27 de noviembre por el órgano de Primera Instancia de la licencia de clubes 2018-2019, la cual notificó al cuadro albiverde que no fue aceptado en el fútbol profesional: “Se cancela la licencia de clubes para el 2019 al club Deportes Vallenar, otorgada por resolución del órgano de Primera Instancia (OPI) N° 038-018, con fecha 7 de noviembre de 2018”, dice el documento firmado por el presidente de la primera instancia, Jorge Sahd; el vicepresidente Orlando Chacra y el auditor Ricardo Zunino.

El motivo principal para quitarle la licencia de clubes radica en los reclamos que Vallenar realizó a la justicia ordinaria. “Declaración jurada relativa a la participación, la ANFP ha sido notificada con fecha 14 de noviembre de 2018 de la demanda ordinaria presentada ante el 9º Juzgado Civil de Santiago, Rol 30497-18. Mediante la mencionada demanda, el club incumple el requisito J.1.letra C) del artículo 20 del Reglamento de licencia de Clubes”, agrega el escrito.

Pero, para entender todo este conflicto que podría cambiar, una vez más, el mapa del ascenso chileno, hay que hacer un poco de memoria: todo se remonta a la decisión de la misma ANFP de repetir la serie de penales frente a Deportes Melipilla debido a un error del juez Eduardo Gamboa quien ordenó a Juan Silva, volante de Vallenar, repetir la ejecución de su penal pese que había cometido una falta que, por reglamento, se traduce en tiro fallado (Silva amagó el disparo).

En la oportunidad, Vallenar ganó la serie desde los 12 pasos y se alzó con el derecho a subir a la división de plata del balompie profesional chileno. Sin embargo, y a pesar de los festejos en Vallenar, los “Potros” reclamaron y, en una decisión sin precedentes en el fútbol nacional, se ordenó (como señalamos en el párrafo anterior) la repetición de la serie de penales en cancha neutral, en este caso, en el estadio La Portada de La Serena.

La indignación en el conjunto atacameño fue total. Tanto, que los dirigidos por Ramón Climent se negaron a presentarse. Y si bien desde el punto de vista estadístico son los legítimos campeones del torneo Transición 2017 de Segunda División, en lo estrictamente deportivo el sólo hecho de no presentarse a la repetición de penales fue suficiente para otorgar a Melipilla el ascenso a Primera “B”.

De ahí en adelante, lo que vino fue un eterno peregrinar para Deportes Vallenar. El equipo acudió al Tribunal Supremo de Arbitraje (TAS) quien resolvió que no tiene “la jurisdicción para conocer y resolver la apelación presentada por Deportes Vallenar en contra de la decisión del 22 de diciembre de 2017, emitida por el directorio de la ANFP”.

Posteriormente, en febrero recurrió a la justicia civil. En la oportunidad la Corte de Apelaciones de Copiapó acogió el libelo presentado por los nortinos para revisar la situación de los “Potros” y decretó orden de “no innovar”. La situación fue escalando a tal punto, que incluso la Municipalidad de Vallenar se hizo parte del recurso de protección presentado por los albiverdes en dicha oportunidad. Tras este hecho, no fueron pocos los que pensaron que era un riesgo judicializar una decisión estrictamente deportiva que a esas alturas ya estaba zanjada por todos lados. Sobretodo, pensando en el riesgo latente de una posible desafiliación de Chile por parte de la FIFA.

Y para ponerle más condimento a la polémica, en mayo recién pasado el propio TAS, que había declarado previamente no tener jurisdicción para ver el caso, había afirmado que el club no tuvo la posibilidad de una legítima defensa: “Independiente de la ineficacia de dicha declaración a los efectos de conferir jurisdicción del TAS, este Árbitro Único considera a la misma como ajena a la debida relación corporativa que debiera existir entre una asociación y sus clubes afiliados, por cuanto le está entregando la expectativa de ejercitar un derecho que finalmente no podrá materializarse y que, particularmente, la ANFP le ha negado al haber desconocer la jurisdicción de este Tribunal Arbitral”, señalaron en dicha oportunidad.

Hoy, Vallenar corre contra el tiempo, pero a pesar de la gravedad del tema que amenaza seriamente con sacarla del profesionalismo, está lejos de dar su brazo a torcer. Por un lado, según agrega La Tercera, el club está citado a una audiencia hoy en la ANFP. Pero por otra parte, John Sol, presidente del club, adelantó que no retiraran la demanda presentada ante el 9° Juzgado Civil de Santiago en contra de la ANFP (Causa Rol 30497-18) con fecha 1 de Octubre de 2018 y de la cual recién se dieron por notificados en Quilin el 14 de Noviembre recién pasado. Esta es precisamente la causa que apela el organismo rector del balompie nacional para cancelar la licencia de clubes 2019 a los atacameños.

“Iremos por un tema de respeto. Nosotros no sacaremos la demanda, a no ser que lleguemos a un acuerdo que nos convenga. ¿Qué saco con sacar la demanda para seguir participando, si igual van a intentar perjudicarme durante el próximo año? Si tengo que seguir con la demanda y no puedo participar, seguiré con la demanda. Esto es una medida de presión”, dice el timonel vallenarino.

“En la ANFP nunca nos han querido. Repartieron $25 millones entre cada club de la Segunda División. A todos les dieron, menos a nosotros. Este año nos han perseguido todo el torneo, es impresentable”, cierra.