Colo Colo cayó luchando ante Fluminense en Maracaná

Los brasileños se impusieron 2-1 para alcanzar el liderato del grupo A. El VAR anuló un gol del ‘Cacique’ que pudo ser el empate.

Colo Colo dio pelea, pero no fue suficiente. El ‘Cacique’ cayó en su visita a Fluminense por la segunda fecha de la fase grupal de la Copa Libertadores.

Los brasileños se impusieron 2-1 en el estadio Maracaná, en Río de Janeiro, para alcanzar el liderato del grupo A con cuatro puntos.

El enfrentamiento fue un partidazo. Con los dos equipos buscando el arco rival y, a ratos, con la fricción propia de este tipo de juegos que dejó escenas de ‘calentura’ de jugadores como Marcelo y Arturo Vidal.

Ya desde el inicio comenzó todo con bastante dinámica. Marquinhos, a los 5′, abrió la cuenta con un remate precioso al ángulo que superó la estirada de Brayan Cortés.

El cuadro chileno, lejos de amilanarse, fue creciendo poco a poco. Con un Vidal ‘combativo’ liderando la zona media, los ‘albos’ se fueron alejando de su zona y llegando al campo rival.

Así, a los 18″, tras un tiro de esquina perfecto de Leonardo Gil, el delantero Guillermo Paiva pudo conectar con su cabeza para emparejar la cuenta. El Maracaná, en su mayoría, quedó en silencio.

El tramo final del primer lapso estuvo marcado por la pierna fuerte, con amonestaciones a Arturo Vidal y Felipe Melo incluidas.

En el segundo tiempo, de entrada, el “Flu” nuevamente pasó a tomar ventaja. Germán Cano atacó por la vía aérea y decretó el 2-1 -a la postre definitivo- a los 52″.

El “Rey”, que firmó su mejor partido desde su regreso, estuvo cerca de emparejar las acciones. Sin embargo, el arquero Fábio estuvo atento y controló su volea promediado el segundo tiempo.

Los “albos” machacaban y machacaban. Fue así que a los 76″ llegó la igualdad por medio de Cristian Zavala. Eso sí, el VAR ahogaría el grito de gol: se recomendó revisión y el juez central anuló el tanto por un rebote del balón en la mano de Paiva en la acción previa.

La decisión indignó a los colocolinos. El propio Paiva fue amonestado por lanzar agua al árbitro con una botella. Y después, a los 82″, una patada de Erick Weimberg significó que el equipo chileno siguiera el tramo final con diez.

De esta manera, peleando, Colo Colo cayó en su visita a Río de Janeiro. Lo positivo, para el “Cacique”, es que mostró ganas y hambre de triunfo. A eso hay que sumar el buen nivel de Arturo Vidal que ilusiona de cara a futuro. Tendrán que seguir luchando.